domingo, 5 de enero de 2014

¿Quiza o quizas? | Ejemplos

Es común la creencia de que el adverbio “quizá” es sólo una forma refinada de decir “quizás”, y hay incluso quienes creen que es al revés: que “quizás” es la manera rebuscada de “quizá”.
Ambas creencias son falsas: no hay ni más ni menos altura de lenguaje al agregarle o quitarle esa ‘s’ al final.
Lo que sí existe es una regla para usar “quizá” o “quizás” según convenga a la pronunciación de una frase. Es una regla no-escrita pero que conocen muchos correctores de texto, y que cualquiera puede corroborar en los libros cuyas ediciones son cuidadas, generalmente las de las grandes casas editoriales.
La regla consiste en usar “quizá” cuando la palabra que le sigue empieza por una consonante, y “quizás” cuando la siguiente palabra empieza por vocal.
De este modo se favorece la pronunciación de las palabras, ya que vocales y consonantes se enlazan para que no se nos trabe la lengua.

Ejemplos:

Quizá sobre dinero.
Vemos en este ejemplo que la “á” del adverbio se junta con la “s” de la palabra que sigue y beneficia la pronunciación, cosa que no sucede en “Quizás sobre dinero” donde se superponen las eses.

Te dije que quizás alguien vendría.
Lo mismo sucede en este caso, pero a la inversa: ahora se usa “quizás” para que la “s” final se enlace mejor con la “a” que sigue.

Veamos algunos ejemplos más:

  • Lo que no sepas, quizá lo aprendas pronto.
  • Quizás estuve más en Alemania que en Turquía.
  • Sé que quizá te será difícil entenderlo.
  • Estas vacaciones viajaré a París y quizás así pueda despejarme.

La excepción de la hache

Pero como estas son cuestiones puramente auditivas, es necesario aclarar que la consonante hache representa la excepción de la regla. Lo correcto sería consignarlo así:
Quizás hoy vaya.
En este caso se usa “quizás” y no “quizá” porque el enlace se produce con una vocal —la “o”—, ya que la hache es muda.

Una recomendación para escritores

Pueden darse casos en los que, al aplicar la regla, “quizá” y “quizás” queden muy cerca uno de otro. Ejemplo:
Quizás amé, quizá no.
La frase, según la regla que he explicado, sería correcta; sin embargo, no es conveniente. El lector puede detenerse en ese detalle (una vez con "s" y una sin "s") preguntándose si será un error, si el escritor no se decide por una forma o por otra, o vaya uno a saber qué especulaciones podría hacer. Lo cierto es que en cualquier caso serían especulaciones inútiles, que lo distraerían de lo verdaderamente importante: el contenido del texto que se le ofrece. Por tanto, lo conveniente en estos casos es unificar y decir, por ejemplo, “Quizás amé, quizás no”.

Temas relacionados:

Artículos relacionados

¿Quiza o quizas? | Ejemplos
4/ 5
Oleh

Suscríbete

¿Quieres recibir las novedades por mail? Suscríbete a nuestra lista